Si, lo se, la segunda parte de los cuartos del final del torneo de pesos pesados de Strikeforce fue hace ya algunas semanas, pero yo no estaba aquí así que les toca sentarse y leer mis opiniones al respecto.  Claro, solo si realmente lo desean claro está.

 

“Negocios como siempre.”  “Coker se mantendrá a la cabeza de Strikeforce, o mejor dicho, nó.”  “Nó, no estaré atendiendo los eventos de Strikeforce, pero aquí estoy en primera fila.”  Nó, no habrán promociones conjuntas, bueno, tal vez.”  “O si, sí la habrá.”

 

¿Les recuerda a alguien?  Desde que “Silicon Valley Sports” dejó varado a Scott Coker y a la organización de Strikeforce, dando paso a que la UFC se apoderara de la compañía (y casi todo el MMA Norte-Americano), el presidente de la UFC Dana White ha contradicho sus propias posturas practicamente a diario desde que se anunció la compra-venta.

 

Ahora, algunos meses después de la adquisición de Strikeforce por UFC, y en un momento donde ya los fanáticos se están acostumbrando a la idea de la desaparición de Strikeforce en un futuro sumamente cercano y que sus peleadores—los  suficientemente buenos y los que no sufren el desprecio o las riñas de Dana White—se convergen con el roster de la UFC, otro desastroso evento le sobrecae a los fanáticos del MMA y de Strikeforce—una demostración vergonzosa de lo que el deporte no es y no debe ser por dos de los mejores pesos pesados del mundo—una pelea de cuartos de final entre Alistair Overeem y Fabricio Werdum.

 

De hecho, permítanme cambiar la frase “dos de los mejores pesos pesados del mundo” por “dos de los más famosos pesos pesados del mundo” puesto que desde esa noche me cuesta trabajo verlos a ninguno de los dos como entre los mejores en esa división.

 

En lo que muchos fanáticos del deporte consideran una de las peleas más aburridas y exasperantes en la historia del MMA, a Overeem le fué otorgada una decisión unánime en contra de Fabricio Werdum.

 

Una pelea donde niguno de los dos peleadores pudieron establecer so plan de ataque o al menos traer a su oponente a hacer su pelea, los fanáticos no tuvieron más remedio que sentarse y sufrir como Werdum no pudo hacer nada para traer a Overeem a su juego en el piso y como Overeem no hixo nada excepto evitar el suelo, su juego de pié jamás apareció, o por lo menos no como lo hace en en K-1. o Dream.

 

Tan pronto acabó la pelea (y antes de que anunciaran el resultado porque, en realidad, no hubiera hecho diferencia alguna si se la hubieran otorgado a Werdum), solo una cosa quedó en mi mente—estos dos acaban de asesinar las probabilidades de ver peleas de ensueño entre los pesos pesados de Strikeforce y de UFC.

 

Porqué, se pregunta usted?  Después de haber visto una demostración totalmente opaca de Artes Marciales Mixtas de segundo nivel y ver como ambos peleadores reusaron entrar al reino del otro, que cree usted que sucedería si cualquiera de ellos se enfrentara a cualquiera entre los mejores diez de la división en UFC?

 

Escoja cualquier nombre que se le antoje de esa lista y dígame si ese peleador no es un peleador de MMA completo.

 

Piensa usted que Cain Velásquez, Junior Dos Santos o Shane Carwin no podrían derribar (y mantener) a Alistair Overeem en la lona si el probara ser demasiado peligroso en sus piés?

 

O digamos que es Werdum el que entra a esa pelea en contra de uno del tope de los pesos pesados de UFC, no piensa usted que la mayoría de estos hombres en esa división no son están muy bien versados en el juego de las sumisiones y podrían darle la batalla a Fabricio en la lona?

 

Yo diría que nueve de diez veces que, ya sea Werdum u Overeem, enfrentaran a cualquiera en el tope de la división pesos pesados de UFC, pierden, y no en una pelea cercana ni reñida, perderían de forma espectacular.

 

Así que, después de pensarlo y sopesar opciones como éstas, no cree usted que ahora Dana White tiene una excusa para no mezclar sus peleadores elite de calibre mundial con peleadores que han demostrado que tiene inmensos hoyos en su juego?

 

Yo no lo haría, yo los dejaría derretirse bajo el manto de Strikeforce cuando la absorción de la compañía se complete, dejaría que Overeem siga dandole palizas a los Todd-Duffees del mundo y dejaría que Werdum siga representando su BJJ alrededor del mundo.

 

Hasta que éstos no se hagan unos peleadores más completos, no serán competencia ninguna para casi ninguno dentro de la división pesada de la UFC.  Y por más que muchos odien admitirlo, esta vez Dana White tenía razón cuando dijo que la presencia de Alistair Overeem entre los mejores diez de los pesos pesados del mundo es injustificada.

 

En cuanto a Werdum, aún después de una victoria sobre un casi-extinto Fedor Emelianenko, su lugar en las filas de la división pesada no es muy favorable.  Yo diría que regresen a lo básico y comienzen a trabajar con ser un peleador más completo.

 

¿Qué piensan ustedes amigos?

 

Gracias por su lectura.

 

 

Originalmente publicado en The MMA Truth.

Ven y síguenos en Twitter @MMATruth y en  Facebook, The MMA Truth.

The MMA Truth y su contenido son auspiciados por Carried Out Fight Gear, Fight Soap, El Octagono, MMA Interviews, Kimura MMA Apparel & Equipment, FIT - Fight Integrated Training, Weekend Warrior