La division de pesos medianos de la UFC está siendo atacada por una condición hasta ahora implacable por los últimos cinco años desde junio de 2006.  Nosotros en The MMA Truth le hemos llamado “Arañanitis.”

 

 

 

¿Cuales son los síntomas?  Una fiebre rompe-huesos, un dolor de cabeza de truenos y una profunda sensación de frustración mezclada con humillación pública.  La condición suele empeorar si el cuerpo infectado a incurrido en hablar mas de la cuenta antes de contraer la enfermedad.

 

Hasta el momento no hay tratamiento conocido y una cura no aparece estar por llegar.  Solo una de las ratas de laboratorio pudo resistir los sítomas de la condición por un poco más de tiempo que las demás y justo cuando todos pensaban que el sujeto sobreviviría y habría desarrollado un anti-cuerpo, la condición atacó sus vías respiratorias sacando al sujeto de carrera.

 

En realidad no fué tanta la sorpresa ya que el sujeto había mostrado signos de pánico en muestras con otros organismos.

 

¿Cómo se contrae?  La enfermedad no es aerea y tampoco parece ser contagiosa.  Los pesos welter de la UFC aparentan estar sufriendo de una condición similar conocida por los expertos como GSPnitis, aunque es justo señalar que no es tan invasiva y letal como la temible Arañanitis.

 

Los pacientes de GSPnitis solo sufren casos extremos de frustració pero en la mayoría de los casos pueden regresar a su trabajo inmediatamente, a menos que seas Josh Koscheck por su puesto.

 

La GSPnitis reacciona y ataca mucho más fuerte a sujetos que han incurrido en habladuría insesante y molestosa.  No va a terminar al sujeto pero se lo va a agredir sin misericordia y en casos puede reclamar un ojo derecho para sí.

 

Algunos expertos han declarado que la única manera posible de contener o quizás hasta controlar la Arañanitis es mover la fuente de la misma a otra división.

 

¿Cual es la fuente?  Un hombre al que llaman Anderson Silva.  Sí, el mismo hombre al que le encanta bailar como Michael Jackson y que con su suave voz y sonrisa carismática le hace pensar a cualquiera que es inofensivo.

 

La creencia es que moviendo a Silva y a la fuente del brote de GSPnitis, el Canadiense Georges St. Pierre, se refrescaría el aire en sus respectivas divisiones y las haría competitivas de nuevo.

 

Sí, lo sé, hay muchísimos peleadores muy buenos y el responsable de casar las peleas haría fiesta poniendo tremendas peleas dentro de ambas divisiones, pero nosotros como fanáticos queremos la mayor de las atracciones—las peleas por títulos divisionales.

 

Y mientras esos dos poseidos del MMA reinan en sus respectivas divisiones, nosotros tendremos que conformarnos con ver más y más sujetos contraer las infecciosas condiciones que han regado por el universo del MMA.

 

Un antidote no se encuentra por ningún lado.  ¿Cuantos más caerán víctimas de la Arañanitis?  ¿Se extenderá a la división de pesos semi pesados?  Y de ser así, ¿será tan efectiva e imparable como en la división de peso mediano?

 

La plana mayor de UFC aparenta haber pensado en una buena manera al menos de controlar uno de los virus—pareándolos uno contra el otro.  Ellos aparentan estar un poco reacios a la idea de enfrentarse uno al otro, pero, al estarse formando una nueva condición que está atacando a los semi pesados y cada día son más los casos, todavía no sabemos si se verán las caras los monarcas welter y mediano.

 

Los científicos están muy atentos a algunos sujetos que están mostrando señas de haber contraido una nueva y muy peligrosa condición conocida por los expertos como “Bonesjonesmelitis.”

 

Pobre de aquellos atentando al título divisional de cualquiera de esas divisiones.

 

¿Qué piensa usted?  ¿Cree que se encontrará una cura? 

 

Gracias por su lectura.     

 

Originalmente publicado en The MMA Truth.

Ven y síguenos en Twitter @MMATruth y en Facebook en The MMA Truth.

The MMA Truth y su contenido son auspiciados por Fight Soap, Giankarlo Photo StudioKimura MMA Apparel & Equipment, FIT - Fight Integrated Training, Weekend Warrior Clothing y la red FanVsFan Network